No esperes Perú que quienes no creían en ti, hoy estén celebrando y desempolvando sus camisetas, chalinas y gorras. Se subieron al tren, pero son peruanos al fin y al cabo,  así que tienen todo el derecho de celebrar.


no esperes

No esperes Perú que el lunes, pese a que se le nombre "Clásico del Pacífico", tendrá tal característica: todo lo contrario, los locales lo jugarán con el alma. No esperes Perú que la gente deje de soñar  con llegar a la final y ¿por qué no?, ganarla.

No esperes que haya arbitro parcial en este partido. No lo habrá. La inocencia no existe en el fútbol. Muchos pueden callar, pero saben en el fondo como se mueve el negocio.

¿Se imaginan que pasará cuando les ganemos y los eliminemos de su propio torneo?. Porfin, podré gritar con todas mis fuerzas que nos cobramos la revancha. Que esas lágrimas de niño, cambiaron mi concepto del "Fair Play", luego me fuí dando cuenta que en este deporte el fin justifica los medios.

No esperes Perú que nuestro himno sea respetado (ojalá me equivoque), pero eso les tiene que servir muchachos como motivación extra, ya saben a que van. Si entras a la jaula de un león, este te atacará vale la analogía para todo lo que hay en juego este lunes.

No esperes que los chamanes no estén preparando algún ritual (inutil e inexistente) para contrarrestar a los chilenos. Causa risa, pero es parte del folklore.

No esperes Perú, no esperes más, el momento es ahora. El touch de gloria del que habla Fito Páez en "Circo Beat" ha llegado nuevamente. Ya no estamos jugando contra la selección de nuestro anterior DT, por tanto no habrá un planteo temeroso. Jugaremos contra nuestro rival de siempre y ganándoles, se acordarán de esto toda su vida.

Por tanto, no esperes Perú que de conseguir un triunfo, la gente no se volque a las calles justo en el Día de San Pedro y San Pablo, habremos conseguido romper una bendita racha de tantos años sin llegar a una final.

No esperes Perú, no esperes y no te desesperes que tu gente estará apoyando.

Por: Adhemir Cavero Chavera