hasta siempre, Arturo Corcuera

FOTO: CONCIERTOS PERÚ.

NOS HICIERON VIBRAR

Cuarteto de Nos rima con Lima. La crónica de una noche de aquellas en Barranco.

Por: Adhemir Cavero Chavera

Por: Adhemir Cavero Chavera

Publicado: 2016-07-02

"¿Quienes vinieron al concierto para ver tocar la pandereta mágica a Marrero?. ¿Quien vino para ver bailar a Santiago Tavella?. O a Gustavo Antuña ponerse un vaso en la cabeza. O a Alvin revoleando el polo o a mi  a preguntarles para que vinieron?". 

Roberto Musso no solo hace letras increibles, también tiene humor y una vibra que contagia. Los uruguayos del Cuarteto de Nos, le daban una pausa- descanso de rato en rato, a su enérgico público que vivió 2 horas intensas en Barranco, lugar convertido literalmente en un centro de convención para los hinchas de la banda. 

Arrancaron 11:30 (lógico, es el truco típico de los conciertos en discotecas, para el consumo respectivo de cerveza) con Benito como protagonista. El bullying tratado de manera irónica, metió a la gente en una atmósfera potente y desestress total. Ahí nomás dispararon Nada es gratis en la vida, se veía venir una noche para el recuerdo.

La visita anterior del Cuarteto siempre será recordada con la alegría de ser la primera vez, mas los asistentes que vivieron aquel aura, nos merecíamos un espacio más "concertero" y este fue preciso. Buen sonido y la gente entregada hacían vivir un show genial. Del "Habla tu espejo" , soltaron Un problema menos, el tema homónimo del nombre que identifica el disco, con una letra que refleja mucho,  el feeling con No llora, pero la gente esperaba explotar con Roberto , tema que culminó con Musso tirado en el escenario y una postal impactante.  Las voces internas de cada ser limeño, sonaban y pedían mas hits.

TRABAJO DE GRUPO

Santiago Tavella, no será un dotado de la escuela musical mundial, pero su labor de entretener al espectador, la cumple a cabalidad. "Pobre papá", "Enamorado tuyo" y la graciosa adaptacion de Whiskey in the jar que bautizaron como Whiskey en Uruguay sonaron muy bien y la gente también las disfrutó.

En la batería Alvaro Pintos, Alvin con un polo manga cero, la rompía. Santiado Marrero  en el teclado y la pandereta, eran el complemente perfecto de Roberto Musso y Gustavo Antuña en el bajo que vivía todos los temas. Su chamba en el escenario hacen del Cuarteto de Nos es un grupazo. 

EL GRAN SHOW

El concierto tenía de todo y no daba tregua. El ambiente de la zona general, contrastaba con " los del balcón", que desde arriba grababan con sus móviles el otro show que se vivía entre la gente.

Cuando soltaron Lo malo de ser bueno y los temas del "Bipolar", las pulsaciones se elevaron a la estratosfera. El hijo de Hernandez, Miguel gritar, Ya no se que hacer conmigo ( el supuesto "nuevo tema" del Cuarteto) y Mirenme a dúo entre Musso y Barrero, que fue otro de los momentos del concierto,  poniendo a bailar hasta al mas "duro".

Ya con "Así soy yo", el lugar empezó a temblar, sin embargo faltaba "Invierno del 92" y ahí ya nadie pudo parar. Para terminar la noche, el último aliento fue para el himno al autoestima: Me amo. El cierre perfecto con Yendo a la casa de Damian. 

Así se despidieron, con dos horas de un show vibrante, con promesa de regreso y nuevo disco. Que vuelvan, nos lo piden nuestras voces internas, porque somos raros, bipolares, porfiados y sobretodo: cuarteteros.


Escrito por

Javier Adhemir Cavero Chavera

Escribo cuando estoy inspirado, me inspiro cuando escribo.


Publicado en